Cómo dormir placenteramente cada noche

Te enseñamos cómo lograr un sueño pleno y reparador cada noche con los mejores consejos de Palau del descans, el rincón del descanso placentero en Barcelona

Dormir bien no debería ser un lujo sino un aspecto fundamental para las personas sin distinción. En ese sentido, está comprobado que la gran mayoría de nuestros clientes tienen una noche de insomnio de vez en cuando por diversos motivos que hoy queremos ayudarles a solucionar.

Sin embargo, si en tu caso sueles tener problemas para dormir con mucha más frecuencia, entonces es hora de que te comuniques con tu médico de confianza para abordar el tema profesionalmente.

Te recordamos que lo más importante es identificar y tratar las causas de fondo para descubrir por qué duermes mal, ya que solo así podrás combatir los motivos que obstaculizan tus noches y obtener el descanso que realmente deseas.

No obstante, al margen de los aspectos externos que son muy importantes de solucionar para que duermas bien, en Palau del descans, tu rincón exclusivo del descanso placentero en Barcelona, además de brindarte todos los componentes ideales para que cada noche se hagan realidad todos tus sueños, queremos ir más allá y compartirte unos relevantes consejos que estamos seguros de que te ayudarán a dormir placenteramente cada noche.

¿Quieres saber más? ¡Continúa leyendo y dale otro nivel a tu descanso con Palau del descans!

Empecemos… ¿Estás durmiendo bien por la noche?

Dormir bien solo depende de ti. Y para ello debes estar seguro de que tienes la capacidad de desconectar de tus preocupaciones y cargas, ya sean laborales o personales, para que tu sueño sea el óptimo cada noche.

Sin embargo, como dijimos anteriormente, razones para no dormir bien las hay muchas y pueden ser psicológicas, fisiológicas o incluso cuando los complementos para tu descanso que utilizas en casa no son los apropiados.

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) en Estados Unidos, aseguran que aproximadamente 70 millones de personas en este país tienen problemas del sueño con frecuencia y que los mantiene despiertos cuando quieren dormir y, por ende, al día siguiente se encuentran en un estado adormecido cuando requieren estar despiertos para realizar sus actividades diarias.

Así lo explica el Dr. Michael Twery que argumenta: «El descanso afecta a casi todos los tejidos de nuestro cuerpo y afecta las hormonas del crecimiento y del estrés, nuestro sistema inmunitario, asimismo al apetito, la respiración, la presión arterial y la salud cardiovascular.»

¿Cómo más afecta no dormir bien?

Las desventajas de no dormir bien son innumerables. Y es que la falta de sueño también influye por ejemplo directamente sobre el humor de las personas, ya que puede repercutir la manera en que uno interactúa con los demás. A su vez, el déficit de sueño, con el paso del tiempo, incluso puede incrementar hasta el riesgo de sufrir depresión crónica sin que lo sepas.

Por otra parte, está comprobado que la pérdida de sueño daña significativamente los niveles superiores del razonamiento, de esta manera la forma en cómo las personas resuelven sus problemas cotidianos y la atención a los detalles, tal como lo definen en el Instituto del Sueño de España con sede en Madrid.

Es por eso que cuando las personas no duermen bien, por lo general manifiestan un cansancio perenne y suelen mostrarse menos productivas en actividades académicas como en el trabajo.

Si a eso también le sumamos que por ejemplo en España, según las estadísticas de la DGT, junto a las personas que consumen alcohol y estupefacientes o las que utilizan el móvil mientras conducen, las personas que duerman mal tienen más posibilidades de sufrir accidentes de tránsito cada año. Un aspecto muy importante a tener en cuenta y que puede poner en riesgo tu vida y la de los tuyos.

¿Cómo empiezo a dormir bien?

Por consiguiente, como puedes apreciar, dormir bien es un deber que tienes que priorizar para garantizarte una calidad de vida óptima. Los expertos en el sueño como lo es el prestigiado Dr. Eduard Estivill, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitari General de Catalunya, afirman que ante todo los adultos necesitan sí o sí al menos 8 horas de sueño para estar bien descansados y rendir al máximo cada día.

A continuación, te compartimos otros consejos igual de relevantes para que duermas correctamente y que deberías empezar a practicar desde ya:

1. Respeta tus horarios

Como dijimos, la cantidad de horas de sueño recomendada para un adulto sano es de por lo menos ocho horas cada día. En ese sentido, está comprobado que la mayoría de las personas no necesita pasar más de ocho horas en la cama para lograr este objetivo, de lo contrario también verían afectado su rendimiento.

Lo recomendable es que te acuestes y levantes siempre a la misma hora todos los días, especialmente entre semana que es cuando realizas tus actividades diarias. Nuestro consejo es que trates de que la diferencia de las horas de sueño entre semana y de los fines de semana no sean superior a una hora o más. Recuerda que ser constante refuerza el ciclo de sueño y vigilia del organismo, que es lo que al final te garantiza una vida saludable a la larga.

Comprueba también que si no te duermes después de los primeros 20 minutos, es hora de que salgas del dormitorio y realices alguna actividad relajante que te ayude a conciliar el sueño correctamente.

Por ejemplo, lee un libro o escucha música relajante para dormir, tal como te contamos en nuestro artículo anterior sobre: “La música, un buen aliado para dormir”. Después de ello, vuelve a la cama cuando finalmente estés cansado. Te aconsejamos repetir este procedimiento la cantidad de veces que sea necesario hasta que se convierta en un hábito natural.

2. Cuida tu alimentación

La alimentación es un factor clave y que repercute directamente en la calidad de tu descanso. Por eso, nuestro consejo es de que no te vayas a dormir con hambre o sintiéndote muy lleno, ya que ambos extremos son perjudiciales para tu salud.

Sobre todo, trata de evitar las comidas pesadas, copiosas o muy abundantes, especialmente un par de horas antes de acostarte. Recuerda de que es posible que esa incomodidad te mantenga despierto durante la noche y siendo un gran obstáculo para que puedas dormir como deseas

De la misma manera, también tienes que tener mucho cuidado con la nicotina, la cafeína y la ingesta de alcohol. Cabe resaltar que los efectos estimulantes que contienen la nicotina y la cafeína tardan muchas horas en desaparecer del cuerpo y son responsables de producir estragos en la calidad del sueño.

Por otra parte, si bien el alcohol en algunos caso puede hacer que te sientas somnoliento, si bebes en exceso es posible que interrumpa el sueño más adelante durante la noche.

3. Crea una atmósfera relajada

Tu habitación debe ser un espacio de relax y lleno de armonía para que te estimule a dormir placenteramente. Por eso, te aconsejamos crear una habitación ideal para dormir y solo para dormir. Nuestro consejo es que tengas una habitación fresca, oscura durante la noche y con el silencio óptimo para tu descanso. Recuerda que la exposición a la luz puede dificultar tu capacidad de conciliar el sueño.

No olvides que a la hora de dormir debes evitar el uso prolongado de pantallas que emiten luz justo antes de acostarte, como es el móvil o la televisión. Nuestro consejo es que optes por el uso de cortinas black out para oscurecer la habitación apropiadamente, además de tapones para los oídos, un ventilador para el verano u otros dispositivos para generar un ambiente formidable que se adapte a tus necesidades completamente.

4. Atención con las siestas

Las siestas son recomendables para rendir al máximo siempre y cuando las hagas de forma apropiada. Por ello, estas no deben ser prolongadas durante el día, ya que pueden interferir en tu sueño nocturno.

En el caso de que tengas el privilegio de poder optar por dormir una siesta a diario, te recomendamos de que no lo hagas durante más de 30 minutos y tampoco al final de la tarde.

No obstante, si tu horario laboral es nocturno, sí que podrías necesitar de una siesta a última hora del día o incluso antes de ir a trabajar para compensar óptimamente la falta de sueño.

5. Ejercítate a diario

Mente sana en cuerpo sano es un lema que deberías tener siempre en cuenta. Y es que la actividad física de manera, está comprobado que ayuda a regular tus horas de sueño y especialmente te permite dormir más y mejor. De la misma manera, tampoco te aconsejamos el otro extremo, es decir que evites el exceso de actividad física cerca de la hora de acostarte.

6. Controla tus niveles de estrés

Los problemas siempre tienen solución. Por ello, intenta resolver tus preocupaciones académicas, laborales o inquietudes personales, sobre todo antes de irte a dormir. Te recomendamos que comiences con los conceptos básicos, como por ejemplo organizarte bien a diario, establecer prioridades en tu vida y delegar tareas cuando es posible.

Asimismo, la meditación y el yoga también pueden aliviar la ansiedad de forma efectiva. Recuerda que la solución siempre está dentro de ti y solo así podrás evitar cargar tus niveles de estrés que afectan la calidad de tu sueño.

Y tú ¿estás listo para dormir bien?

Ahora que ya sabes qué hacer para empezar a dormir bien, te invitamos a nuestras tiendas para que encuentres todos los productos que necesitas para encontrar el descanso placentero cada noche, como nuestras camas y colchones que realmente te ayudarán a conciliar el sueño que te mereces, siempre con la máxima calidad y al mejor precio.

Si quieres saber más sobre nuestros consejos, productos y promociones síguenos en Instagram.

¡Que tengas un buen descanso!

Abrir chat