Vuelta a la rutina. Hábitos para dormir bien

En Septiembre toca volver a la rutina y al trabajo, por eso ahora es más importante que nunca disfrutar de un sueño reparador y de un descanso de lujo para que la vuelta de las vacaciones no pase factura al cuerpo.

No dormir bien, o el tiempo suficiente, es uno de los problemas más habituales para la población y que puede llevar a padecer malestares como dolores de cabeza, contracturas musculares, dolores cervicales y hasta problemas dentales. Debemos recordar asimismo que las personas tienen diferentes necesidades de sueño. Para algunas es suficiente con seis horas de sueño, mientras que otras necesitan descansar entre diez y once horas diarias.

En septiembre toca volver a la rutina y al trabajo por lo que debemos acostumbrar de nuevo al cuerpo a unos horarios fijo para conseguir un descanso de calidad. Desde Palau del Descans queremos ayudaros a que el retorno de las vacaciones sea menos traumático y para ello hemos hecho una lista con una serie de hábitos, que si realizáis a diario, os ayudarán a dormir bien.

Lo primero a tener en cuenta es que debemos irnos a dormir solo cuando estemos cansados.

Evitar leer o ver la TV en la cama. Es mejor evitar realizar cualquier tipo de actividad en la cama como leer o ver la TV, ya que el cuerpo y el celebro pueden comenzar a asociar la cama como espacio para estas prácticas en vez de como un lugar en el que dormir.

Seguir una rutina. Es importante acostumbrar al cuerpo y seguir siempre una misma rutina para acostarse. Por ejemplo, bañarse siempre de noche y leer antes de irse a la cama. El cuerpo pronto comenzará a asociar estas actividades con dormir y realizarlas lo preparará para el sueño.

Mismas horas. Es importante intentar irse a la cama y despertarse siempre a las mismas horas, esto ayuda al cuerpo a desarrollar un cronograma del sueño.

Limitar el consumo de cafeína. Durante las últimas horas del día no es aconsejable consumir bebidas con cafeína y es también recomendable limitar el tabaco, ya que la nicotina tiene un efecto estimulante en el organismo.

Cenas ligeras. Antes de irse a dormir no es bueno ingerir demasiados alimentos, lo mejor es no comer demasiado antes de acostarse y si tenemos hambre un vaso de leche con galletas puede ser suficiente.

Adecuar el dormitorio. Además de contar con un colchón de calidad y con la ropa de cama y complementos adecuados, el dormitorio debe tener una temperatura adecuada y estar tan oscuro como sea posible. La decoración de esta estancia también es importante, ya que debemos conseguir un espacio en el que nos sintamos cómodos y seguros.

Siguiendo estos hábitos el cuerpo se preparará, poco a poco, para conseguir un sueño reparador con el que por fin logrará el descanso que se merece y necesita para afrontar el día a día en el trabajo.

Nos despedimos ya, volvemos la próxima semana con un nuevo post.

Un saludo y gracias por estar ahí.

Abrir chat